Rellenos PRGF®

Bioestimulación Plaquetaria con Plasma Rico en Factores de Crecimiento.

banner-new-rellenos-labios

El tratamiento estético con Plasma Rico en Factores de Crecimiento “PRGF®” se presenta como una de las últimas novedades en rejuvenecimiento facial (Antiaging Facial). Es una técnica que permite aislar y utilizar los factores de crecimiento (sustancias bio-estimulantes) presentes en el plasma del propio paciente con el fin de estimular, potenciar y acelerar la regeneración de los tejidos. Es un nuevo método terapéutico de reparación, restitución y prolongación de la vida celular de tejidos.

DESCRIPCIÓN

La bioestimulación plaquetaria autóloga (o bioestimulación con plasma rico en factores de crecimiento obtenidos de las plaquetas) es un nuevo método terapéutico de reparación, restitución y prolongación de la vida celular de tejidos que se realiza a través de la extracción de sangre del paciente, de modo que esta sangre es procesada mediante un procedimiento especial para obtener plasma rico en plaquetas que contienen, a su vez, factores de crecimiento capaces de prolongar la vida celular.

La aplicación de esta técnica revolucionaria al campo de la dermatología cosmética es muy reciente. La comunidad científica ha demostrado que la aplicación de unas mínimas cantidades de nuestro propio plasma sanguíneo sobre la piel posee efectos rejuvenecedores en la misma. Se trata de un tratamiento restitutivo, es decir que pretende restablecer (a la normalidad) el metabolismo y el funcionalismo cutáneos, enlentecidos o deteriorados por el paso del tiempo, a través de la activación biológica de las funciones de las células de la piel (bioestimulación).

TÉCNICA

La obtención del Plasma Rico en Plaquetas es sencilla, aunque delicada. Basta extraerle al paciente una pequeña cantidad de sangre que se somete a un proceso de centrifugación a temperatura ambiente, con lo que la sangre se separa en diferentes fracciones. Se utiliza una fracción específica de este plasma, en concreto la de mayor contenido en plaquetas (de este modo se logra un plasma que contiene una concentración de factores de crecimiento entre 3 y 8 veces mayor que en la sangre circulante periférica). Este plasma es enriquecido con una cantidad adecuada de cloruro cálcico para activar las plaquetas, de manera que éstas liberen los factores de crecimiento.

Una de las principales ventajas de esta técnica es que además de trabajar con cantidades pequeñas de sangre podemos controlar la liberación del contenido de las plaquetas para permitir que actúen allí donde los hemos colocado. Una vez preparado y enriquecido nuestro propio plasma sanguíneo recién activado, se micro-inyecta en el área que deseamos rejuvenecer. El procedimiento es muy tolerableporque la aguja que empleamos para realizar la inyección es muy fina (“32G”, más fina que las que se emplean para el tratamiento con insulina o la aplicación de toxina botulínica). Es recomendable aplicar una anestesia topica local (en crema) una hora antes del procedimiento.

TRATAMIENTO

El tratamientono requiere ningún tipo de preparación previa, y tras su aplicación, las personas se reincorporan de forma inmediata a su vida social. El único efecto secundario es la posible aparición de enrojecimiento transitorio y/o hematomas de pequeño tamaño. La totalidad del procedimiento se realiza en aproximadamente media hora, y su repetición hasta 5-6 veces con intervalos de un mes entre sesiones consigue los mejores resultados.

Los factores de crecimiento son específicos para los tejidos de cada individuo, lo que hace de este sistema un tratamiento absolutamente personalizado y exento de riesgo de rechazo o alergias, sin contraindicaciones y aplicable a cualquier persona que desee mejorar la calidad de su piel. El procedimiento cuenta con la ventaja de contar con una preparación obtenida del propio paciente, que evita el riesgo de infección o transmisión de enfermedades, no requiere prueba de alergia y, además, por su composición rica en hemostáticos, evita la formación de equimosis o hematomas.
Esta técnica es perfectamente compatible con otros tratamientos contra el envejecimiento facial, como la toxina botulínica, el láser o los implantes o rellenos de ácido hialurónico.

RESULTADOS

Tras aislar los factores de crecimiento del plasma del paciente (concretamente se necesita el Factor de Crecimiento Epidérmico), estos se pueden aplicar en la piel de la cara, cuello y escote con el fin de estimular la regeneración de los tejidos, produciendo, de esta manera, un aumento del grosor, tersura y luminosidad de la piel, y mitigando los efectos del proceso de envejecimiento. Al inducir la formación de colágeno nuevo, tan importante para la estructura facial, la piel toma un aspecto rejuvenecido. La mejoría es apreciable desde los primeros días y se hace más notable a los 3 meses, tiempo que requiere el organismo para la síntesis de las nuevas proteínas regeneradoras.